Cirugía Estética después del Embarazo

Las partes del cuerpo que más preocupan a las mujeres después de dar a luz son la piel, el abdomen, los pechos y los depósitos de grasa por la zona de las caderas y los muslos. Las clínicas Dr. Antolín te ofrecen una variedad de procedimientos de cirugía estética para mejorar estas áreas y ayudarte a recuperar el cuerpo y la confianza en ti misma que tenías antes del embarazo.

Para la mayoría de las mujeres, las alegrías de la maternidad superan con creces los estragos que el embarazo, el parto y la lactancia causan en nuestros cuerpos.

Los efectos físicos de la maternidad y la lactancia pueden cambiar profundamente el cuerpo de una mujer de un modo que la dieta y el ejercicio no siempre pueden revertir. Para hacer las cosas más difíciles para las madres, nuestro instinto de cuidar de nuestras familias a menudo tiene prioridad sobre nuestras propias necesidades.

En las clínicas Dr. Antolín somos capaces de ofrecer con seguridad los procedimientos combinados, como se hace comúnmente para nuestros pacientes “mommy makeover” o cirugía estética postparto.

Una única cirugía y su posterior postoperatorio y recuperación para abordar todas tus preocupaciones, no sólo de forma segura y eficiente, sino excelente. Muchas de nuestras pacientes optan por combinar un procedimiento mamario (como el aumento, la reducción o el levantamiento, el levantamiento con implantes) con un procedimiento de abdomen (abdominoplastia o “mini”-abdominoplastia), y/o liposucción (brazos, espalda, abdomen, caderas/flancos, muslos).

Normalmente podemos realizar estas transformaciones en 4-6 horas o menos. Nuestros pacientes están contentos de reducir la cantidad de tiempo bajo anestesia, minimizar su tiempo de recuperación y el tiempo lejos del trabajo y la familia, y disfrutar de sus resultados.

Cirugía de Abdomen: la abdominoplastia

Una de las principales zonas del cuerpo de la mujer que se ve afectada por la maternidad es el abdomen, tanto la piel como los músculos.

El embarazo no sólo requiere la expansión de la piel del abdomen, sino que también hace que los músculos abdominales, concretamente el músculo recto del abdomen, es decir, el músculo “6-pack”, se estiren.

En algunos casos, el músculo se separa en la línea media (diástasis de rectos) para acomodar al bebé en crecimiento. Estos cambios se deben no sólo a la presión que ejerce el útero sobre la pared abdominal, sino también a las hormonas del embarazo, que hacen que el tejido se relaje. Muchas mujeres se dan cuenta de que ningún ejercicio parece ayudar a reducir la piel del vientre ni a devolver el tono a sus músculos.

La abdominoplastia, o cirugía estética de abdomen, es una intervención drástica que elimina el exceso de piel, las estrías y la grasa del vientre, aplanándolo y mejorando su contorno. A menudo se añade un componente de refuerzo muscular a la cirugía de abdomen para reducir la cintura y eliminar la diástasis en caso de que exista. La liposucción se añade cuando es apropiado para esculpir aún más el abdomen y los flancos.

Operaciones de Pecho: mastopexia con o sin aumento

El aumento de mamas con implantes de solución salina o de silicona puede devolver el volumen perdido a los senos y elevarlos a una posición más natural y juvenil.

Muchas mujeres disfrutan de un aumento del tamaño de sus pechos durante el embarazo y la lactancia, pero los pechos suelen quedar después con un aspecto caído y desinflado. La mastopexia o elevación de pecho con implantes de silicona puede devolver el volumen perdido a los senos y elevarlos a una posición más natural y juvenil.

Cirugía estética corporal: la liposucción

Incluso con una rutina de ejercicios específica, muchas madres se dan cuenta de que su figura nunca recupera del todo la forma que tenía antes del embarazo.

Es habitual que las mujeres noten zonas llenas de grasa en el abdomen, las caderas y los muslos después del embarazo que se resisten a ser tonificadas con el ejercicio.

Las zonas localizadas de grasa, especialmente en los muslos, las caderas, la parte superior de los brazos y el vientre, responden bien a la liposucción. La lipoescultura o liposucción se utiliza para la mejora del contorno corporal, no para una pérdida de peso significativa.

La liposucción puede hacerse sola o combinarse con otros procedimientos de contorno para ayudar a recuperar la figura de antes del embarazo.

La transferencia de grasa puede ser una excelente manera de aprovechar los recursos de tu propio cuerpo. La grasa extraída durante la liposucción de una zona en la que existe un exceso de grasa, puede ser cuidadosamente procesada y transferida a una zona que podría beneficiarse de alguna restauración de volumen.

Las áreas más populares para el injerto de grasa incluyen los huecos en las caderas, las nalgas (también conocido como el levantamiento de glúteos brasileño), e incluso cantidades muy pequeñas a los labios o las mejillas.

Lucía Gómez

Matrona de profesión y corazón. Siempre dispuesta a compartir la mejor información sobre la salud en el embarazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *