Consejos para el cuidado de tu bebé

Ninguna persona está preparada al 100% para cuidar de su nuevo bebé, pues no se nace con la experiencia ni los conocimientos necesarios para hacerlo, es algo que se debe aprender sobre la marcha. Por ello, si eres padre o madre primeriza, te vendrán muy bien los siguientes consejos para el cuidado de tu bebé.

Higiene y alimentación, fundamentales para el buen cuidado de tu bebé

Un bebé recién nacido necesita atención y cuidados las 24 horas del día, pues suelen despertar a cualquier hora del día o la noche, siendo fundamental cubrir sus necesidades básicas en todo momento. Existen algunos factores para evitar el cólico en tu bebé, evitar que su piel sufra resequedad o erupciones, y mucho más a tener en cuenta para garantizar su bienestar.

Higiene bebé

Higiene

En primer lugar, una vez llegues a casa con tu bebé, es probable que no tengas claro cómo bañarlo, cuándo cortar sus uñitas, entre otras cosas sobre el cuidado de tu bebé. Los bebés recién nacidos tienen la piel muy delicada, por ello, los cuidados para la zona del culito de tu bebé deben ser específicos:

  • Procura bañarlo cada 2 o 3 días para evitar que su piel se reseque, y siempre aplica una cremita hidratante especial para bebés.
  • Evita aplicarle colonias o perfumes, pueden resecar su piel.
  • Al bañarlo, asegúrate de que la temperatura del agua no sea inferior a 36 grados. Recuerda que un bebé recién nacido no puede regular bien su temperatura.
  • Si no se le ha caído el cordón umbilical, evita mojarlo con agua y límpialo con alcohol y un hisopo. También puedes optar por simplemente mantener seca el área y cuidar que no se ensucie con la orina o heces del bebé hasta que se caiga el cordón umbilical. En caso de que el ombligo tenga mal olor o esté supurando, habla inmediatamente con el pediatra, podría tratarse de una onfalitis.
  • Lava la ropa del bebé con jabones suaves y asegúrate de sacar bien el jabón. Los restos de jabón y el uso de jabones fuertes pueden irritar la piel de tu bebé y producirle erupciones.
  • Al cortarle las uñas, hazlo con una tijera o cortaúñas especial para bebés. Si tu pequeño no se queda quieto, espera a que se duerma para hacerlo. Haz cortes rectos, así evitarás que las uñas se encarnen. El corte de las uñitas debes hacerlo cuando sea necesario, es decir, cuando estén largas, así evitarás que se lastime la carita.
  • Cambia el pañal regularmente para evitar que tu bebé sufra quemaduras y aplica cremitas.

Alimentación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna, pues afirma que esta refuerza el sistema inmunológico del bebé. Ciertamente, la leche materna es el mejor alimento para el bebé durante sus primeros meses de vida, e incluso después del año. Y es que la lactancia materna también le da seguridad y crea un vínculo afectivo fuerte y especial.

  • Si decides no darle pecho a tu bebé, no te sientas mal por ello ni te sientas menos madre. También puedes alimentarlo bien con leche de fórmula y llenarlo de cariño.
  • Cuando alimentes al bebé, háblale para que esté tranquilo.
  • Si le das fórmula, asegúrate de proporcionarle de dos a tres onzas de leche cada 2 o 4 horas.
  • Si le das pecho, lo que recomiendan los pediatras es dárselo a libre demanda.
  • Después de cada toma, recuerda sacarle los gases al bebé para evitar molestias estomacales. Si regurgita un poco, no te preocupes, es normal.
  • Para evitar que tu bebé tenga cólicos, procura mantenerlo erguido por unos 10-15 minutos antes de acostarlo. También es recomendable que al alimentarlo, el bebé esté más en una posición vertical.
  • Si lo amamantas, procura no comer alimentos como col, brócoli, frijoles, especias, entre otros, pues provocan gases y podría causarle cólicos al bebé. También evita los espárragos y las alcachofas, pues podrían darle un sabor amargo a la leche, lo que causará que el bebé la rechazase.
  • En caso de que le des biberón, trata de no cambiarle muy seguido la fórmula y cuando lo hagas, consulta con el pediatra. Asimismo, respeta las cantidades indicadas en la fórmula para preparar la leche y usa utensilios limpios, preferiblemente esterilizados.
Alimentación del bebé

Bríndale mucho cariño y amor

Con estos consejos para el cuidado de tu bebé podrás garantizar su correcta alimentación, una buena higiene y un estado de salud óptimo. Y por supuesto, recuerda en cada momento expresarle a tu bebé lo mucho que lo amas. Aunque no pueda entender lo que dices, puede sentir el amor en tus palabras, además, tu voz le tranquiliza y reconforta.

Asimismo, no olvides llevar a tu bebé al pediatra cada mes paras evaluar su desarrollo y asegurarte de que todo está correcto. Por último, disfruta al máximo de esta maravillosa experiencia y no te pierdas cada etapa del crecimiento de tu hijo; te sorprenderás al ver lo rápido que  crece y aprende.

5 (100%) 1 vote[s]

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *