Consejos para limpiar la nariz del bebé

Cuando a un bebé se le congestiona la nariz, puede ser muy desesperante. Los bebés, por lo general, producen bastantes moquitos, lo que puede dificultar que respiren bien. Es por ello que es tan necesario saber cómo limpiar la nariz del bebé. A continuación te daremos algunos consejos prácticos que te pueden ser útiles al momento de limpiarle la nariz a tu bebé.

¿Cómo puedo limpiar la nariz del bebé?

Existen diversos métodos y herramientas que nos pueden facilitar la limpieza de la nariz de nuestro bebé. Antes de proceder, es importante que sepas cuándo es realmente necesario limpiar la nariz del bebé, pues si notas que está alegre, duerme bien y mantiene un buen apetito, quiere decir que no hay necesidad de hacer nada.

Sin embargo, si le cuesta respirar, no come bien, está irritable y se le ve incómodo, será de gran importancia aliviar los mocos de tu bebé. Para ello, resulta muy útil utilizar algún humificador. Estos consiguen crear vapor de agua, que al ser respirado por el bebé, aflojará la mucosidad en sus pulmones y ayudará a que los expulse.

Si bien los humificadores son excelentes expectorantes, es necesario conocer los distintos modos de limpiar la nariz del bebé. Para esto, podremos utilizar distintas herramientas o utensilios diseñados especialmente para el cuidado nasal de nuestros bebés.

Humificador para nariz del bebé

Peras de succión

Uno de los objetos más utilizados al momento de limpiar la nariz del bebé es la pera de succión de goma. Esta es muy fácil de usar y bastante práctica. Para limpiar la nariz de tu bebé con una pera de succión, debes presionar el bulbo de goma e introducir la boquilla en alguna de las fosas nasales. Seguidamente, con un dedo, presiona la nariz para tapar la otra fosa, y con mucho cuidado, debes ir soltando el bulbo.

También te puede interesar:  ¿Qué sucede a las 37 semanas de embarazo?

Es muy importante que sueltes el bulbo despacio para que no lastimes a tu bebé. Cuando termines, desecha los mocos que hayas succionado con la pera y repite el procedimiento hasta limpiar los mocos del bebé.

Aspirador nasal de cánula

Uno de los aspiradores nasales más prácticos para limpiar la nariz de los bebés son los aspiradores de cánula. Este consiste en un aspirador con un extremo que se debe colocar en la fosa nasal del bebé, y otro extremo que se coloca en la boca de mamá, papá o cualquier otro adulto que esté al cuidado del bebé.

La facilidad de este aspirador es que el adulto puede controlar la fuerza de succión que se ejerce para limpiar la nariz del bebé. Al aspirar los moquitos, por lo general, estos se quedan retenidos en un recipiente que se encuentra en medio de ambos extremos.

Aspirador nasal de cánula

Cabe señalar que, al usar cualquier tipo de aspirador nasal, se recomienda aplicar suero fisiológico. De este modo, se humedecen sus fosas nasales y se facilita el proceso de limpieza de la nariz.

Pinzas nasales para bebés

Por último, para limpiar los mocos secos que pueden estar en la nariz de tu bebé, puede ser muy útil una pinza nasal para bebés. Por supuesto, estas pinzas deben ser diseñadas especialmente para este uso. De esta manera, te aseguras de no lastimar a tu bebé y poder sacarle los mocos.

Para finalizar, es esencial que recuerdes mantener la calma en todo momento. Limpiar la nariz de un bebé no será fácil, ya que usualmente, no les gustará que te acerques a su naricita. Por ello, tendrás que ser muy paciente, y de ser posible, contar con el apoyo de alguien para que pueda sostener al bebé mientras tú le limpias la nariz. Asimismo, evita a toda costa usar bastoncillos de algodón, pues puedes lastimar al bebé y hacerle más daño que bien.

También te puede interesar:  Los mejores vídeos infantiles para tu bebé
4.5 (90%) 2 votes

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *