Calendario chino de embarazo

¿Te has preguntado si es posible saber el sexo del bebé antes de que sea revelado por medio de una ecografía? Muchas personas aseguran que la forma de la barriga puede decirnos mucho acerca de esto, sin embargo, no siempre acierta. Hay un método muy popular llamado el calendario chino de embarazo. Este resulta muy curioso e interesante.

¿Qué es el calendario chino de embarazo?

El calendario chino de embarazo, es una tabla en la que, mediante la edad de la madre y el mes de la concepción, se puede determinar el sexo del bebé. Si te estás preguntando cómo funciona, presta atención. Según se dice, la tabla se guía por las fases lunares que coinciden con los ciclos menstruales regulares de 28 días.

Se dice que esta tabla se encontró hace más de 700 años en una antigua tumba imperial. No obstante, esto es sólo una leyenda. Otra historia trata de explicar el origen de este calendario chino. Esta señala que el calendario está basado en el Libro de los cambios. Este, a su vez, se basa en los cinco elementos (tierra, aire, agua, fuego, éter), los Ocho Tarigramas y en el Ying y el Yang.

Asimismo, se dice que esta tabla fue uitilizada por muchos años por la familia imperial de la dinastía Qing. Esto, con el único propósito de asegurar el heredero varón y preservar el linaje de la familia. Sin embargo, no hay forma de comprobar que esto fuera cierto.

En otras palabras, el calendario chino es un método para conocer y/o determinar el sexo del bebé. Por lo tanto, se dice que si se sabe usar correctamente este calendario, es posible decidir si se tiene un niño o una niña.

Si quieres una agenda para tu embarazo consigue aquí la mejor oferta

¿Qué tan fiable es el calendario chino del embarazo?

El calendario chino es muy poco fiable. Lo mismo sucede con las demás alternativas fundamentadas en mitos, cuentos y creencias. Si bien estos métodos pueden acertar el 50% de las veces, el otro 50% fallará.

Lo mismo pasa con la creencia de la forma del vientre o aquella que dice que pongas un anillo sobre tu vientre y le des vuelta. También la creencia de los antojos, la forma de la cara y demás. Todas son sólo creencias populares. El único método casi 100% efectivo para saber el sexo del bebé es por medio de una ecografía. Decimos ‘casi’, pues algunas veces, la imagen podría verse algo distorsionada. A causa de esto, se puede crear confusión al momento de determinar si el bebé es niño o niña.

De cualquier forma, estos métodos suelen emplearse por simple diversión. Y es que resulta entretenido ver si estas supersticiones aciertan o no. Por supuesto, si el calendario chino u otro método de estos acierta en el sexo del bebé, se trataría de mera casualidad.

¿Cómo se usa el calendario chino del embarazo?

Este calendario o tabla es muy fácil de usar. Dicha tabla posee todos los meses del año, de Enero a Diciembre, los cuales serán columnas. Las filas de la tabla, serán la edad de la madre al momento de la concepción, esta va desde los 18 hasta los 45 años. Para determinar el sexo del bebé mediante la tabla, se debe tener en cuenta el mes de la concepción.

Teniendo en cuenta esto, junto con la edad de la madre, podremos buscar en la tabla el sexo que le correspondería al bebé. Como puedes ver, es sumamente sencillo y práctico.

Existe otra tabla o calendario que funciona de forma similar al calendario chino, este es el calendario maya. Del mismo modo que el calendario chino, este calendario utiliza la edad de la madre y el mes en el que se concibe el bebé para determinar si este será niño o niña.

Por otro lado, está el calendario japonés. Este, en lugar de usar la edad de la madre y el mes de concepción del bebé, usa el mes de nacimiento de ambos padres. De este modo, se sitúan los meses que corresponderían al nacimiento de la madre en las filas. Mientras tanto, las columnas corresponderían a los meses de nacimiento del padre.

Pero el proceso de este calendario es más complejo. Al encontrar la casilla en la que se interseccionan las fechas de nacimiento de los progenitores, se obtiene un número secreto. Este número se utilizará en una segunda tabla. Dicha tabla se compone de una columna con los números del 1 al 12. Por su parte, la fila corresponde a todos los meses del año.

Por último, para saber cuál será el sexo del bebé, se debe buscar la casilla que corresponda con la intersección del número secreto y el mes en el que se concibió al bebé.

¿En qué se fundametan este tipo de métodos?

Como estos métodos son más supersitción y mito que otra cosa, no tienen ningún respaldo científico. No obstante, tratan de respaldarse con la ciencia, señalando que el se basan en la mayor supervivencia del cromosoma X.

Según estos métodos, los espermatozoides con cormosomas X son más resistentes. Por ende, tienen una mayor supervivencia que los espermatozoides con cromosomas Y. Se debe tener en cuenta que al momento de la fecundación, los gametos cuentan con un solo cromosoma. Los gametos de la mujer tienen el cromosoma X siempre, mientras que los del hombre pueden variar entre Y y X.

Es así que, cuando un espermatozoide con cromosoma X llega al óvulo, determina el sexo femenino. Mientras tanto, si es un espermatozoide con cromosoma Y, determina el sexo masculino. De acuerdo a la base de la explicación de los calendarios chino, maya y japonés, los cromosomas X tienen más posibilidades de sobrevivir.

Por ende, según estos métodos, las posibilidades de tener una niña son mayores que las posibilidades de tener un varón. Esto, debido a que varios factores como el ph de la vagina, la ovulación y demás, resultan en medios más hostiles para los espermatozoides.

Siendo así, los que tienen más resistencia, tienen más probabilidades de fecundar el óvulo. Por lo tanto, y según estos métodos, los espermatozoides con cromosoma X son quienes mayores posibilidades tienen de sobrevivir..

Recuerda que estos métodos, tanto el calendario chino, como el del anillo, o el de los antojos, no son 100% fiables. Estas alternativas son más bien una forma divertida y curiosa de intentar adivinar el sexo del bebé.

5 (100%) 4 votes

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *