Cambios en el sueño durante el embarazo

Cuando entras en el mágico mundo de la maternidad, con ella, vienen una gran cantidad de cambios naturales a los que se cierta manera cuesta adaptarse. Entre las perturbaciones más relevantes al producirse las alteraciones bruscas de las hormonas, se encuentran los incómodos trastornos del sueño, en los que se puede presentar excesos de somnolencia durante el día e insomnios por la noche.

Variaciones en las hormonas y en la apariencia física 

Cuando ocurre el embarazo, instantáneamente se eleva la producción hormonal, especialmente en la progesterona. Dicha hormona es la encargada de adecuar el útero que alojará durante 40 semanas al futuro bebé.

La progesterona es la causante durante el primer trimestre del embarazo, de originar cansancio y somnolencia. A pesar de esto, se dice que muchas veces las futuras madres no logran conciliar el sueño por las noches debido a la reacción que se tiene al saber que se está embarazada.

Cabe destacar, que durante el segundo trimestre la sensación de cansancio se alejará y la gestación será un poco más cómoda. Sin embargo, cuando ingresas en el último trimestre para la llegada de tu bebé, ocurren otros eventos de perdida de sueño,en donde influyen diversos factores.

Estos, pueden verse mezclados con las ganas continuas de miccionar, los constates movimientos del bebé, el volumen del abdomen, la lumbalgia, las piernas agotadas, la pronta llegada del pequeñín, entre otros.

¿Qué puedes hacer?

Los cambios hormonales y físicos son algo natural por el estado de embarazo. Por ende, evitar en su totalidad que te sientas cansada, con insomnio o somnolencia es muy difícil. A continuación encontrarás algunas recomendaciones con las que puedes disminuir dicha situación:

Reducir la sensación de cansancio

Si estás en el trabajo o en la casa y te agobia la sensación de cansancio, intenta colocar en práctica estas pequeñas recomendaciones y de seguro te sentirás mucho mejor:

  • Evita consumir en horas de la noche comidas muy pesadas. Durante el día procura repartir los alimentos en mayores cantidades (no importa que comas varias veces), así te ayudarás con la indigestión que te puede ocasionar somnolencia.
  • Es conveniente que prepares los alimentos en casa, de este modo sabrás lo que consumes.
  • Toma una siesta de unos 30 minutos, esto te permitirá recuperar energías y reducir la sensación de cansancio. 
  • Consume suficiente líquido, para que tu organismo no ingrese en una fase de deshidratación y sientas cansancio extremo.
  • Prepara una rutina moderada de ejercicio físico. Caminar un poco después de la comida aumentará tus energías.

Acortar el tiempo que tardas para dormir

Si deseas conciliar el sueño de manera rápida y ligera, toma en cuenta los siguientes consejos

  • Intenta consumir el último alimento por lo menos dos horas antes de ir a la cama. Así habrás dado tiempo a tu organismo de realizar la digestión.
  • Procura tomar liquido suficiente en el día, de modo que en la noche no tengas que consumir agua en exceso y las ganas de orinar te hagan levantar de la cama frecuentemente.
  • No ingerir bebidas que contengan cafeína, pues estas pueden contribuir con la interrupción del sueño. 
  • Relaja tu cuerpo con un baño adecuado y posteriormente, ubica una posición cómoda en la cama que te permita descansar de manera placentera.

Recomendación

Si luego de colocar en práctica estas técnicas sientes que el insomnio persiste constantemente, prueba con tomar un vaso de leche con miel. Se dice popularmente que este método ayuda a conciliar el sueño de forma rápida.

Finalmente, puedes optar por realizar una lectura con luz de baja intensidad, así cansarás la vista y poco a poco lograrás conectar tu cuerpo y tu mente con el sueño.

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *