¿Cómo afecta el embarazo a la zona íntima?

El embarazo es sin duda alguna, una experiencia llena de sorpresas, algunas gratas y otras no tanto. Para ninguna es un secreto que se aumenta de peso, aparecen estrías y se pueden presentar molestias como náuseas, vómitos, dolores lumbares, entre otros. No obstante ¿Sabes cómo afecta el embarazo a la zona íntima?

Descubriendo cómo afecta el embarazo a la zona íntima

Durante el embarazo, se producen varios cambios a nivel físico, hormonal, e inclusive, emocional. Los cambios hormonales que se presentan en el periodo de gestación pueden elevar la producción de hormonas masculinas. Como consecuencia, la zona íntima puede experimentar un incremento en la cantidad de vello púbico.

Embarazo zona íntima

Este aumento de vello puede ir desde el pubis hasta la línea del alba. El vello puede ser más grueso y oscuro que el habitual, lo que podría ser desagradable para la mujer estéticamente. A pesar de esto, no hay de qué preocuparse, pues tras el parto, las hormonas se normalizan, y por ende, este vello se cae.

Otro cambio físico que se puede apreciar se da en la sexta semana de embarazo aproximadamente. Este consiste en el cambio de color de la vulva, la cual puede tornarse un poco azulada e incluso violácea. Esto ocurre por el aumento de flujo sanguíneo a nivel pélvico.

Otros cambios apreciables

Asimismo, a causa del mismo aumento de flujo sanguíneo en la zona pélvica, la vulva puede volverse más sensible y hasta llegar a presentar una leve hinchazón. Debido a esto, si la mujer mantiene relaciones íntimas con su pareja, notará que las sensaciones durante el acto son más intensas.

Otra consecuencia del incremento del flujo sanguíneo en la zona íntima es el cambio del flujo vaginal. Este puede tornarse más viscoso y lucir más transparente, además de que se puede secretar una mayor cantidad.

Por otro lado, la embarazada también podría notar que de vez en cuando su ropa interior se humedece. Esto sucede porque la zona genital empieza a generar más sudor para poder eliminar líquidos por medio de la transpiración, ya que durante la gestación, la mujer retiene más líquido.

Por último, los cambios hormonales también podrían generar algunos hongos o bacterias naturales. Si se nota un flujo distinto y molestias en la zona genital, lo mejor es acudir al ginecólogo para que pueda realizar un diagnóstico acertado.

Ya que conoces cómo afecta el embarazo a la zona íntima, estos cambios no te tomarán por sorpresa. En resumen, durante el periodo de gestación se pueden presentar los siguientes cambios en el área genital:

  • Vulva más sensible y con cierto grado de hinchazón.
  • Cambio en la tonalidad de la vulva, la cual puede tornarse más azulada o violácea.
  • Aumento del vello púbico y en la línea del alba.
  • Mayor secreción de flujo, el cual es más transparente y viscoso.
  • Aumento de transpiración en la zona íntima.
  • Mayor propensión a infecciones por hongos o bacterias en el área genital.

Recuerda siempre consultar con tu médico ante cualquier inquietud que tengas. Así podrás garantizar tu salud y la de tu bebé.

5 (100%) 1 vote

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *