Ejercicio en el embarazo: recomendaciones e importancia

El ejercicio en el embarazo, contrario a lo que se pueda pensar, es bastante aconsejable. Una vida sana y activa podrían favorecer la experiencia de la madre tanto en el embarazo como a la hora del parto. Si quieres conocer más sobre los ejercicios y/o actividad física que se pueden realizar en el embarazo y demás, a continuación podrás hacerlo.

Importancia del ejecicio en el embarazo

Algunos estudios han demostrado que la actividad física y el ejercicio en el embarazo pueden reducir las molestias y algunas complicaciones durante el mismo, e inclusive, del parto. Esto se debe principalmente porque, gracias al ejercicio, la condición física de la futura madre mejora en muchos aspectos, como los siguientes:

  • La circulación de la sangre, así como la presión arterial, mejoran.
  • Los músculos se fortalecen.
  • El riesgo de desarrollar diabetes gestacional es menor.
  • Se reduce la posibilidad de aumentar excesivamente de peso.
  • El ejercicio mejora la sensación de bienestar físico y emocional.
  • Facilita la preparación del cuerpo para el parto.
  • Ayuda a que la recuperación tras el parto sea más rápida y fácil.

¿Qué ejercicios o actividades se pueden realizar en el embarazo?

Ejercicio físico durante el embarazo

En caso de que antes del embarazo no practicaras ejercicio de manera regular, es importante que tengas en cuenta que si deseas hacerlo, este debe ser moderado. Una excelente forma de empezar es realizando caminatas o paseos cortos. Se aconseja que los terrenos en los que se vaya a caminar sean planos, ya que en el embarazo es habitual que se pierda el equilibrio por el cambio del centro de gravedad del cuerpo.

Otra actividad que puede ser de gran ayuda en el embarazo son los ejercicios aeróbicos de bajo impacto. Estos pueden ser estiramientos, pilates e incluso yoga. Asimismo, la natación puede ser igualmente beneficiosa. Esta permite moverse con mayor facilidad, ya que en el agua se alivia el peso extra y no se presionan las articulaciones.

Consejos y recomendaciones finales

El ejercicio en el embarazo se aconseja realizar diariamente, de 20 a 30 minutos en una intensidad moderada. De no ser posible todos los días, unas 2 o 3 veces a la semana durante 30 a 40 minutos también son aconsejables. Es importante que recuerdes hidratarte de forma constante y que lleves una alimentación balanceada.

Antes de hacer ejercicio, debes calentar el cuerpo durante 5 minutos para evitar cualquier tipo de lesión. Además, es también importante que uses ropa y calzado que te hagan sentir cómoda y te permitan moverte libremente. Al final de cada sesión, realiza estiramientos suaves durante 5 o 10 minutos.

Por último, no olvides consultar con tu médico si puedes hacer ejercicio en el embarazo o no, aunque generalmente no tiene por qué ser un problema. En caso de que tu embarazo sea considerado de alto riesgo, es mucho más importante que hables con tu médico. Solo un especialista podrá decirte si el ejercicio puede ser perjudicial en tu embarazo.

Por lo tanto, siempre y cuando tu embarazo no sea de alto riesgo, es completamente seguro y beneficioso practicar ejercicio. De este modo podrás preparar tu cuerpo para el embarazo y el parto, e incrementar tu sensación de bienestar.

4.5 (90%) 2 votes

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *