Endometriosis, qué es, síntomas, causas y tratamiento

Cualquier mujer que se encuentre en edad menstrual puede presentar endometriosis, aunque es más frecuente a partir de los 30 años hasta los 45 o hasta que se haya presentado la menopausia.

La endometriosis es una enfermedad muy común que se manifiesta en el aparato reproductivo femenino, es el crecimiento desmedido del endometrio incluso fuera de la cavidad uterina. Este tejido adicional, se adhiere a otros lugares como las trompas de Falopio y la matriz ocasionando dolor y sangrado. En algunos casos puede ser una enfermedad molesta pero en otras pacientes puede ser una enfermedad silenciosa.

Las paredes del útero están destinadas a producir el endometrio y que al final de cada menstruación se desprenda y expulse, a menos que haya presencia de embarazo. En algunas mujeres se produce un exceso de tejido sin razón previa aparente aunque se han conseguido indicios de supervivencia generacional, es decir, puede ser un enfermedad hereditaria.

Dolor con endometriosis

Síntomas de la endometriosis

Todos sus síntomas de asocian con el periodo menstrual o fertilidad de la mujer, es allí donde se evalúan las señales para poder generar un diagnóstico definitivo. Estos síntomas se pueden presentar en mujeres por otro tipo de patologías pero son, con frecuencia, las que motivan a una visita médica en busca de respuestas.

Dolor menstrual

Aunque muchas chicas presentan dolor menstrual durante el periodo, el que se asocia con la endometriosis suele ser más intenso. Se extiende por toda la parte baja del abdomen y dependiendo de la gravedad puede incluso doler la espalda, la cadera y demás órganos involucrados.

La pelvis es la zona más afectada porque es allí donde repercuten los dolores del desprendimiento del endometrio. No es igual un desprendimiento interno dentro de la cavidad uterina que fuera cerca de las trompas de Falopio, ovarios, etc.

Infertilidad

Puede que la endometriosis sea una enfermedad silenciosa en algunos casos y que las mujeres no asistan al ginecólogo por algún dolor particular, sin embargo, los niveles medios o avanzados de la patología, impiden el embarazo natural. ¿Por qué? Si el tejido afecta de algún modo las trompas de Falopio, causando un bloqueo temporal de las mismas, los óvulos no llegarán a su destino y además puede haber peligro de aborto en caso de producirse la fecundación.

Sangrado inter-menstruación

El endometrio crece y se adhiere a las paredes externas del útero así como a otros órganos y desde allí se desprende causando que la mujer sangre por más días. Pueden ser hasta 7 días de sangrado continuo durante la menstruación y pequeños sangramientos a lo largo del mes. Este es uno de los principales motivos de consulta ginecológica.

Dolor abdominal o interno

Es posible que también se presenten dolores al evacuar e incluso durante las relaciones sexuales. Toda la zona interna estará inflamada o sensible producto del desprendimiento del endometrio y de la adición de tejido no necesario.

Endometriosis y el embarazo

Embarazo y endometriosis

Las tasas de abordo indican que la endometriosis puede incluso ser más peligrosa que un embarazo ectópico o la falta de cuidados durante los primeros tres meses de gestación. Es suficiente para tomarlo en cuenta apenas se inicie el embarazo; importante recordar que las mujeres con endometriosis no pueden erradicar por completo la enfermedad sino controlarla, es por ello que deben redoblar los cuidados ginecológicos durante el embarazo para evitar pérdidas.

Aunque la endometriosis puede causar infertilidad, hay casos menos graves donde la mujer logra quedar embarazada y esto no lo han podido determinar los médicos. No cuentan con tratamientos que aumenten o disminuyan la posibilidad de embarazo cuando hay presencia de la enfermedad ya desarrollada.

Si pueden estudiar los síntomas y orientar a la paciente sobre los posibles riesgos durante la gestación para intentar llevar el embarazo a buen término. 

Dolor por endometriosis

Los niveles de dolor pueden variar dependiendo de la cantidad de tejido que haya crecido fuera del útero y también los órganos que se hayan visto afectador por la adherencia del mismo. En ocasiones se requiere un dispositivo intrauterino que regule hormonalmente al cuerpo y reduzca el dolor, así como el sangrado, sin embargo en casos más extremos se debe recurrir a la cirugía.

La intervención se centra en la remoción del tejido externo para que los dolores cesen y se realiza una evaluación para establecer cuan afectado se ha visto el sistema reproductivo.

Diagnóstico médico

Antes de ejecutar cualquier tratamiento se debe establecer a través de un especialista, si efectivamente se trata de endometriosis u otra dolencia relacionada al órgano reproductivo femenino. El procedimiento adecuado para el estudio es la Laparoscopia. Al igual que para evaluar el intestino o el estómago, se introduce una pequeña cámara a través de una incisión mínima y se revisan os órganos involucrados.

Aunque la endometriosis es una enfermedad benigna, el médico puede considerar tomar una muestra del endometrio y someterlo a una biopsia. Esto dependerá de las características del tejido y de las complicaciones y síntomas generales de la paciente.

Ecografía: Este método se utiliza antes de la cirugía con la finalidad de detectar los endometriomas, los quistes asociados con la enfermedad. Se usan ondas de sonido a través de un transductor para obtener imágenes del abdomen y vientre. Se puede hacer una ecografía externa como en el caso de las embarazadas o uno transvaginal y así observar los ovarios, trompas y matriz con mayor exactitud.

Diagnóstico de endometriosis

Resonancia magnética: el estudio permite que los médicos tengan una imagen general del cuerpo y puedan elaborar un plan quirúrgico de ser necesario. Se visualiza el interior a través de ondas magnéticas y se extraen datos como, tamaño del tejido a  extirpar, tamaño y ubicación de los quistes, etc.

¿La endometriosis tiene cura?

El gremio médico ginecológico aún no llega a consenso en cuanto a las causas que producen la enfermedad. Se ha determinado que puede ser hereditaria, que mujeres con madres o hermanas con endometriosis pueden padecerla pero también se presentan casos originarios y esto ha complicado las investigaciones.

Los síntomas de la patología pueden ser controlados mediante fármacos, dispositivos e incluso cirugía pero hasta el momento no se ha encontrado una cura para la endometriosis. Es probable que con la suspensión del tratamiento, el tejido reaparezca y evolucione causando los mismos síntomas que al comienzo.

Tratamiento para la endometriosis

Los tratamientos paliativos o temporales son los que han resultado con mayor beneficio para las mujeres con la enfermedad. Dependiendo del diagnóstico se determina cual es el fármaco o el procedimiento que se llevará a cabo.

El orden dispuesto a continuación comienza con los tratamientos menos invasivos y trascendentales para el cuerpo de la mujer.

Fármacos vía oral

En los niveles iniciales de la endometriosis se pueden recetar analgésicos que combatan el dolor causado por el desprendimiento del endometrio más allá del útero. Esto fármacos sin esteroides ayudan durante los 3 o 5 días de periodo menstrual y se pueden consumir cada vez que haya dolor.

En casos de mayor intensidad se deben evaluar aquellos analgésicos más fuertes o combinados que sin causar dependencia o reacciones secundarias puedan otorgar los mismos beneficios.

Anticonceptivos y hormonas

Las hormonas pueden determinar si el tejido del endometrio crece, evoluciona o simplemente se reduce de tamaño. Por ello los ginecólogos recetan pastillas anticonceptivas según el caso de cada paciente para evitar el crecimiento excesivo del tejido, sin embargo esto tiene sus consecuencias positivas y negativas.

Las chicas con periodos regulares y una endometriosis no severa pueden mantener el uso constante de pastillas y suspender su uso si consideran quedar embarazadas, pero allí entrarían otros paliativos para controlar el tejido durante el embarazo.

¿Por qué utilizar hormonas? Las hormonas estimulan los ovarios; el estrógeno la menstruación y es precisamente ello lo que produce que el tejido dañino se desarrolle más rápido. Se recetan medicamentos que controlan o liberan dichas hormonas por un tiempo determinados, esto puede interrumpir la menstruación, el sangrado y el dolor si no hay más crecimiento de endometrio, pero también produce infertilidad temporal.

Combinación de hormonas

Los médicos suelen recetar varios inhibidores o productores de hormonas para contrarrestar los efectos secundarios. Es por ello que vemos tratamientos a base de progestina, aromatasa o gonadotropina. En algunas chicas se interrumpe el ciclo menstrual pero en otras se mantiene así como la capacidad reproductiva pero controlando los síntomas de la endometriosis.

Cirugía inicial o conservadora

Las mujeres que intentan lograr un embarazo natural controlando los síntomas de la endometriosis son las principales candidatas de esta cirugía, que solo se dedica a remover el tejido adicional del endometrio que se ha adherido a la cavidad uterina, las trompas de Falopio y la matriz. No es una cirugía definitiva, por lo tanto a pesar de remover todo el tejido, éste puede volver a aparecer en un periodo relativamente corto.

Antes de realizar la operación ya se deben haber abordado los demás tratamientos o en paralelo para garantizar una duración más prolongada del resultado.

Histerectomía

Las mujeres que ya hayan tenido hijos, no tengan planificado tener otro más de forma natural o no deseen embarazarse pueden recurrir a una Histerectomía para terminar con el problema de la endometriosis.

Este procedimiento remueve o extirpa el útero y con ello no se producirá más endometrio. También pueden recurrir adicionalmente a la remoción de los ovarios o  ooforectomía y evitar futuras complicaciones.

Esto trae consecuencias hormonales y la sensación de una menopausia prematura, en el caso de no alcanzar la edad promedio para cerrar dicho ciclo biológico. Para ello los médicos recetarán calcio, vitaminas y hormonas para contrarrestar las subidas de temperatura, debilidad ósea y el malestar general. 

Sugerencia de biopsia en endometriosis

Se llama biopsia endometrial y se realiza a determinación del médico tratante quien haya realizado la extirpación del tejido dañino. La biopsia se ha convertido en un procedimiento rutinario cada vez que es necesario el análisis de tejidos, fluidos y otros para determinar la presencia de celular cancerígenas o pre cancerígenas.

Ya cuando se ha removido todo el endometrio del útero, es necesaria  esta prueba para poder descartar complicación, además no se requeriría otro procedimiento quirúrgico para extraer muestra porque ya se tiene.

Los resultados pueden estar listo luego de 5 o 7 días y arrojar que tipo de lesión es, que tipo de tejido y finalmente si es benigno o maligno.

Factores de riesgo

Factores de riesgo en la endometriosis

La endometriosis es un factor de riesgo en si misma durante el embarazo, es casi un hecho que produce abortos espontáneos pero los casos en los cuales se ha logrado un embarazo natural a pesar de la endometriosis, son pocos.

La mayoría de estudios en mujeres con endometriosis ha dado altos índices de infertilidad, por no decir totales y por ello los casos de estudio se han centrado más en la fertilidad asistida que en el embarazo natural. El 50% de las mujeres con endometriosis han requerido tratamientos especiales para lograr tener un bebé.

El estrés

Lo que antes era considerado una condición psicológica que solo repercutía sobre la salud mental, ánimo y motivación, hoy se ha comprobado que influye directamente sobre la salud física del individuo, hombre o mujer.

Las mujeres con altos índices de estrés y que además presentan patologías como la endometriosis suelen tener hasta un 30% más de probabilidad de desarrollar la enfermedad o de incrementar sus síntomas. Un ejemplo de ello fue el estudio realizado por la Doctora Courtney Lynch en Estados Unidos; ella demostró que mujeres con altos niveles de estrés encontraron mucho más difícil la tarea de quedar embarazadas de forma natural.

Esto demuestra que a además de atender la patología con fármacos y cirugía también hace falta una orientación psicológica para recuperar la salud por completo o cumplir los objetivos de vida.

Una mujer diagnosticada con endometriosis puede tener una vida normal, no hay tasas de mortalidad ni siquiera medibles que se relaciones con la enfermedad pero si con sus posibles complicaciones por descuido. La atención temprana de esta y otras enfermedades siempre son trascendentales para lograr una mejoría total.

Finalmente, las mujeres con aspiración de tener hijos deben tener un chequeo médico anual o semestral si han tenido alguna patología infecciosa o venérea no asociadas con la endometriosis, en caso de ser esta última se recomienda un chequeo trimestral con los respectivos tratamientos permanentes.

Lucía Gómez

Matrona de profesión y corazón. Siempre dispuesta a compartir la mejor información sobre la salud en el embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *