¿Qué es un parto prematuro? Síntomas y causas

Cuando se está en la espera de un bebé, es fundamental llevar un embarazo saludable para garantizar el bienestar de nuestro hijo. Sin embargo, esto no es siempre posible, ya sea por la situación socioeconómica de la madre u otros factores. Es allí donde aumentan las posibilidades de tener un parto prematuro.

Si bien este término lo habrás podido escuchar un par de veces, quizá aún no tengas claro en qué consiste esto. Si quieres descubrir más al respecto, continúa leyendo, pues podrás saber qué es un parto prematuro, cuáles son sus causas, factores de riesgo y mucho más.

¿Qué es un parto prematuro o nacimiento prematuro?

Cuando una mujer embarazada tiene su parto antes de las 37 semanas, se dice que es un parto o nacimiento prematuro. Esto se debe a que, el nacimiento alrededor de las 40 semanas es el que se considera a término.

Al nacer antes de las 37 semanas, existe una mayor posibilidad de que el bebé sufra complicaciones. Es por ello que los bebés prematuros son ingresados a la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatos en los hospitales, pues allí recibirán todos los cuidados necesarios.

¿Cuáles son los síntomas de un parto prematuro?

A continuación te mostraremos una lista con los síntomas de un parto prematuro. Si experimentas alguno de estos síntomas antes de las 37 semanas de embarazo, no dudes en llamar a tu médico de inmediato.

  • Expulsión del tapón mucoso.
  • Sangrado vaginal.
  • Cambios en el flujo vaginal.
  • Ruptura de la bolsa amniótica.
  • Dolor lumbar, calambres o cólicos, dolor abdominal.
  • Presión en la zona pélvica.
  • Contracciones más frecuentes y regulares.
  • Aumento de la temperatura corporal, escalofríos, sensación de intranquilidad.
También te puede interesar:  Cuando el embarazo no llega

En algunos casos, estos síntomas pueden llegar a ser confusos, pues algunos de ellos se presentan en embarazos normales. Sin embargo, siempre puedes consultar a tu doctor si tienes alguna duda y tienes la sospecha de un parto prematuro.

En cuanto a los cambios en el flujo vaginal, debes tener en cuenta que este puede tornarse de color marrón, rosado, tener una consistencia distinta e incluso presentar hilos de sangre. Ante cualquier sangrado vaginal, debes acudir de inmediato al médico.

Parto prematuro con médico

Las contracciones que se presentan entre las semanas 21 a las 37 del embarazo, por lo general no son regulares. De ser así, puedes estar presentando un parto prematuro. Si su frecuencia es de entre 15 minutos o menos y duran entre 20 segundos a 2 minutos cada contracción, es una alarma de parto prematuro.

¿Qué debo hacer si presento síntomas de parto prematuro?

Aunque pueda ser un poco difícil saber si realmente se está teniendo un parto prematuro, es pertinente tomar algunas medidas preventivas para proteger al bebé.

Asegúrate de que las contracciones no se detienen

Si es tu primer embarazo, puedes alarmarte al sentir las contracciones de Braxton Hicks. No obstante, puedes asegurarte si estás ante contracciones reales de parto si estas son regulares. En caso de presentar contracciones regulares, recuéstate sobre tu costado izquierdo, y si estas no se detienen, debes ir al médico de inmediato.

Revisa si hay pérdidas de líquido por la vagina

Por otra parte, revisar si hay pérdidas de líquido por la vagina también es importante. Si ves que estás expulsando un líquido transparente, podría ser una señal de que se ha roto la bolsa. Mientras que, si hay presencia de un líquido sanguinolento, podría ser la expulsión del tapón mucoso. De cualquier forma, debes ir al hospital para recibir asistencia médica.

También te puede interesar:  Descubre que sucede a las 20 semanas de embarazo

Mantente bien hidratada

Es fundamental que te mantengas bien hidratada para aumentar el volumen de sangre en el organismo. De esta forma, evitas la concentración de oxitocina, la hormona que causa las contracciones uterinas.

Recibe asistencia médica

Asimismo, debes acudir al hospital para que el médico pueda evaluar tu estado y el del bebé. De ser posible, te administrarán medicación para detener la labor de parto. En algunos casos, las embarazadas pueden volver a sus casas cuando las contracciones se detienen, mientras que otras deben quedarse.

Esto depende de lo avanzado que pueda estar el embarazo y la dilatación que pueda presentar el cuello uterino.

Parto con bebé prematuro

¿Cuáles son las causas de un parto prematuro?

Las causas que provocan un parto prematuro no son del todo claras. Aunque una mujer lleve un embarazo tranquilo y cumpla con todas las indicaciones del médico, podría tener un parto pretérmino.

Sin embargo, la actividad física extenuante, los embarazos múltiples, es decir, de más de un bebé, la edad de la madre, entre otros, pueden ser causas de partos prematuros. Otras posibles causas son enfermedades o problemas de salud crónicos, infecciones, consumo de drogas, y demás.

¿Existen factores de riesgo para un parto prematuro?

Sí, existen algunos factores que podrían incrementar la posibilidad de presentar un parto prematuro. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Edad menor de 17 y mayor de 35.
  • Bajo peso.
  • Embarazo de 2 o más bebés.
  • Mujeres de ascendencia africana.
  • Haber recibido tratamientos de fertilidad.
  • No haber recibido atención prenatal.
  • Haber tenido uno o más partos prematuros antes.
  • Beber alcohol, fumar y consumir otro tipo de drogas.
También te puede interesar:  Descubre nuestra aplicación de Embarazo, Psicología y Salud

Sin embargo, como antes se mencionó, no existe ninguna causa específica que provoque el parto prematuro.

¿Qué le puede pasar al bebé si nace prematuro?

Bebé prematuro

El parto pretérmino puede traer complicaciones en la salud del bebé. Por lo general, los bebés prematuros tienen dificultades para respirar y regular la temperatura. Asimismo, pueden tener complicaciones para alimentarse.

Cuando un bebé nace antes de las 37 semanas, tienen una mayor tendencia a contraer infecciones, sufrir derrames cerebrales, ictericia, entre otros problemas de salud. Además, los bebés que logran sobrevivir pueden sufrir a largo plazo de enfermedades pulmonares, problemas de visión, audición y desarrollo, parálisis cerebral, y demás.

En la actualidad, gracias a los avances tecnológicos, existen diversos aparatos que pueden ayudar a los neonatos prematuros. Dentro de las incubadoras, los bebés se mantienen lejos de infecciones y con la temperatura corporal adecuada.

Recuerda, si tienes la sospecha de estar teniendo un parto prematuro, debes ponerte en contacto con tu médico de inmediato para recibir atención médica pronta. Es posible atrasar el parto mediante la administración de medicamentos, pues esto aumentará las probabilidades de que el bebé sobreviva.

 

5 (100%) 1 vote

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *