Enfermedades durante el embarazo

Enfermedades comunes durante el embarazo

Enfermedades

El embarazo suele ser una etapa muy emocionante para la mujer, sin embargo puede traer consigo una serie de patologías características de la gestación. Toda mujer embarazada debe estar en control mensual para evitar enfermedades durante el embarazo.

Las patologías más comunes están relacionadas con la presión arterial, las infecciones íntimas y la pérdida de nutrientes y minerales necesarios para el desarrollo del feto y de la madre. Durante los nueve meses, el cuerpo requiere de una atención especializada y la ingesta adecuada de alimentos para evitar descompensaciones.

Enfermedades durante el embarazo

Preeclampsia

Una de las enfermedades más recurrentes en mujeres embarazadas, especialmente aquellas que han superado el segundo trimestre de gestación. Consiste en un aumento de la presión arterial y presencia de proteínas en la orina que pueden desencadenar en una interrupción del embarazo.

Preeclampsia durante embarazo

Es la segunda causa de muerte en mujeres embarazadas y además de provocar el adelanto del parto puede producir accidentes cerebro vasculares (ACV) entre otras patologías relacionadas.

El médico debe evaluar la presión de forma constante y así determinar si la subida de presión es emocional, temporal o producto de preeclampsia. Cuando se confirma la enfermedad la opción es practicar una cesárea y tratar de salvar la vida de ambos si la madurez del feto es avanzada.

Aunque la enfermedad puede no aparecer durante los 9 meses, si puede hacer acto de presencia durante el parto, momento en el cual puede ocasionar las mismas consecuencias, la muerte de la madre o del bebé. Una presión de 14/8 o 140/80 ya se considera peligrosa.

Anemia

El cuerpo de la mujer debe alimentar y proveer de nutrientes al útero y al bebé para que la gestación se dé con éxito. Esto supone un aumento del flujo sanguíneo y el uso de recursos como el hierro (presente en la sangre). Es por ello que los médicos recetan desde el principio suplementos como ácido fólico y hierro para evitar descompensaciones.

De igual forma la anemia puede presentarse en formas leves o crónicas dependiendo del estado general de salud de la madre y de la alimentación que se esté tomando. Solo alimentos ricos en hierro pueden proveer lo suficiente que finalmente será afianzado por los fármacos.

Anemia durante embarazo

Los síntomas pueden ser debilidad, palidez, cansancio excesivo y taquicardia. En presencia de los síntomas se realiza un examen de sangre para determinar la cantidad de glóbulos rojos y así diagnosticar la anemia. En casos de mayor gravedad de realizan transfusiones de sangre así como hospitalización y vigilancia constante.

Infecciones urinarias

Los cambios del embarazo comienzan en la zona pélvica, la mujer experimenta un aumento en la cantidad de veces que requiere ir al baño y esto es por el peso que realiza el bebé sobre la vejiga. Esto y más puede provocar algunas infecciones o dolencias en las vías urinarias que pueden complicarse si no se detectan a tiempo.

Sí hay presencia de cambios y dolor al orinar, serán las primeras alertas ante una posible infección. Orina con olor fuerte, dolor, cistitis, comezón, incontinencia, flujo abundante, fiebre y hasta sangrado pueden ser los síntomas más evidentes e incómodos de la enfermedad.

Pueden tomarse medidas naturales y consumir remedios caseros que solventen la posible infección antes de recurrir a un fármaco más fuerte o antibióticos, los cuales siempre deben tomarse bajo vigilancia médica para no afectar al bebé. El examen idóneo es el urocultivo que puede determinar qué tipo de infección se está enfrentando.

Diabetes

El embarazo puede producir también enfermedades transicionales que solo durarán lo mismo que el tiempo de gestación. Un caso particular es la diabetes gestacional que aparece durante los 9 meses y se va al finalizar el parto.

Se presenta como la diabetes en verdaderos pacientes insulino dependientes y puede causar los mismo problemas al ingerir alimentos con gluten, azúcar, harinas procesadas, entre otros.

Los factores de riesgo son el tener algún antecedente familiar en cuanto a la presencia de diabetes, esto aumenta la probabilidad de desarrollar la enfermedad en el embarazo. Regularmente una dieta balanceada y cambios de hábitos puede mantener controlada la diabetes gestacional hasta el fin del embarazo pero en casos más graves se debe recetar insulina.

Diabetes en el embarazo

Las consecuencias de la enfermedad pueden ser fatales para el feto y puede causar desde el adelanto del parto hasta condiciones como el aumento desmedido de líquido amniótico o también el crecimiento excesivo del bebé. Las causas son netamente hormonales debido al cambio brusco en el organismo pero la buena noticia es que es una enfermedad pasajera. Al dar a luz, tanto la madre como el bebé no deberían presentar indicios o rastros de la enfermedad.

Parto prematuro

Aunque no es una patología propiamente dicha si es una afección recurrente en las mujeres embarazadas, un parto prematuro puede causar que el bebé no se desarrolle adecuadamente a lo largo de su vida aunque en los escenarios más graves puede causar la muerte del feto si no está completamente desarrollado. Incluso es muy probable que las mujeres en los primeros tres meses de embarazo puedan sufrir de abortos espontáneos.

El aborto espontáneo se da antes de las 20 semanas de gestación y en ese punto es imposible mantener al bebé con vida. Se puede dar por alguna emoción fuerte, un golpe o actividad física inadecuada o por razones hormonales y biológicas.

En cambio el parto prematuro sucede cuando la madre aún no alcanza las 37 semanas de gestación y es allí cuando el bebé tiene posibilidades de sobrevivir pero es probable que desarrolle enfermedades o requiera atención especial durante el desarrollo. Estos procesos prematuros pueden necesitar de una cesárea de emergencia ya que el bebé puede no estar en posición.

Lo normal es que el bebé nazca a partir de la semana 39 en adelante.

Deja un comentario