El tipo de sangre puede cambiar tras el embarazo

Todas sabemos que durante y después del embarazo el cuerpo sufre cambios a nivel físico y hormonal. No obstante, hay un cambio que no es tan común y del que se tiene muy poca información ¿Sabías que el tipo de sangre puede cambiar tras el embarazo? Así es, aunque se tenga la creencia de que el tipo de sangre es permanente e invariable, se ha demostrado que si puede cambiar.

¿Cómo el tipo de sangre puede cambiar tras el embarazo?

Para clasificar o describir el tipo de sangre de una persona, se dice que es O, A, B o AB.  Pero además, se distingue con el factor Rh, siendo así, quienes posean este factor son Rh positivo, y lo que no lo tienen son Rh negativo. De este modo, una persona puede ser del grupo sanguíneo O y tener el factor Rh; su tipo de sangre sería O+.

Sin embargo, tanto el grupo sanguíneo como el factor Rh pueden cambiar por distintos motivos. Uno de estos casos se presenta en las personas con leucemia mieloide, que reciben tratamientos o un trasplante de médula ósea. En los casos de trasplante, el paciente cambia su grupo sanguíneo por el de su donador, es decir, si se era A+ y el donador era O+, se cambia a O+.

Cambio de sangre durante el embarazo

Otra situación similar se dio en 1983 cuando unos científicos japoneses estudiaban a un paciente con cáncer gástrico. Este, al igual que los casos anteriores, presentaba un cambio en su grupo sanguíneo.

Cabe señalar que en el embarazo el grupo sanguíneo no presenta cambios, sino el factor Rh. Hay varios reportes de casos en los que las embarazadas durante la gestación se realizaron análisis de sangre y se percataron del cambio. Antes de quedar embarazadas eran O- o A+ y después, tras los análisis, eran O+ o A- respectivamente.

¿Es peligroso este cambio?

En general, este cambio del tipo de sangre no tiene por qué ser peligroso ni representar una amenaza para la persona. Lo único es que es de vital importancia conocer el grupo sanguíneo en caso de necesitar un trasplante de órganos o una transfusión de sangre.

Si llegase a suceder que nuestro cuerpo recibiera un tipo de sangre incompatible con la nuestra, podría darse una reacción hemolítica inmune aguda. Pero por lo general, esto no es un problema ya que se suelen realizar pruebas antes de una donación o transfusión de sangre.

A pesar de los casos reportados, se tiene muy poca información al respecto. De hecho, se desconoce la razón o el motivo de por qué el tipo de sangre puede cambiar tras el embarazo. En los casos de pacientes con leucemia mieloide y que reciben un trasplante, es relativamente más sencillo conocer las causas, pues se debe a la recepción de una médula con otro tipo de sangre.

Aun así, en las embarazadas que cambian de factor Rh positivo a negativo o viceversa, todavía se desconocen las razones. Pero si esto te sucede, no debes preocuparte, pues no representa una amenaza como tal.

5 (100%) 1 vote

Mujer Embarazada

Mujer embarazada, profesional de la salud, con ilusión por compartir toda mi experiencia como mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *